Lugares y sujetos

Puerto Rico consta de 75 municipios, a los que hay que añadir los de dos pequeñas islas adyacentes de Vieques y Culebra. Cada municipio encierra en su término, además del centro o cabeza de la jurisdicción, varios lugares menores, cuyo número en el conjunto de la isla representa más de mil núcleos de población. Para designar los puntos más adecuados al objeto del trabajo fueron tenidas en cuanta las indicaciones de varias personas especialmente conocedoras del país.

Los lugares y sujetos escogidos fueron los siguientes:

1. Aguada. Adolfo Matos, 45 años. Durante mucho tiempo, jornalero. Posee ahora un pequeño puesto de frutas y refrescos en una calle del pueblo. Hace con gusto el repaso del cuestionario y contesta con sencillez y espontaneidad.

2. Arenales Altos, barrio de Isabela. Marcos Rosado, 42 años, jornalero. Pasa algunos meses, en época de zafra, en el próximo Arecibo. Cuesta trabajo hacerle reconocer algunas figuras del álbum, reacciona con fatiga y lentitud.

3. Hato Arriba, barrio de Arecibo. Joaquín López, 45 años, jornalero. Inteligente y servicial, pero de aspecto enfermizo y palabra débil.

4. Vega Baja. Mercedes Vega, 54 años, jornalero. Se acomoda pronto al repaso y contesta con soltura y rapidez.

5. San Juan. Eusebio Delgado, 52 años, tipógrafo. Ha vivido siempre en la capital. Conoce poco las cosas del campo. Sobrio y exacto en los puntos de carácter general.

6. Trujillo Alto. Pedro Mercado, unos 50 años. Cortador de caña en Trujillo y Río Piedras. Después, obrero en una fábrica de tabacos. Finalmente, ordenanza de la Universidad. Gran conocedor de las cosas del campo, fino, observador y puntual.

7. Loíza. Agapito Andino, 57 años y Patricio López, 60 años. Ambos de color, jornaleros, y a veces vendedores ambulantes de frutas y pescados para los lugares próximos. El segundo reside regularmente en Medianía.

8. Fajardo. Belén Robles, 51 años, jornalero. Solo conoce Fajardo y los barrios próximos. No ha estado nunca en San Juan. Discurre con natural lucidez y trata en muchos casos de imitar el lenguaje distinguido.

9. Algarrobo, barrio de Mayagüez. José Abeillez, 23 años, comerciante. Se instruyó en la escuela de Algarrobo. Después se colocó como dependiente de comercio en el mismo lugar.

10. Mayagüez. José Valle, 46 años, jornalero. Vivió hasta los 11 años en el barrio de Juan Alonso, del mismo término; después no ha salido de Mayagüez. Informador inteligente y eficaz.

11. San Sebastián. Claudio Rosado, 42 años, jornalero. Suele ir a Lares y Aguadilla con encargos de sus amos. No conoce otros lugares.

12. Las Marías. Juan Rosado, 32 años, jornalero. Ha trabajado algunas temporadas en Mayagüez y Guánica. No conoce otros pueblos. Interviene con frecuencia Demetrio Aponte, conserje de la escuela, también natural de Las Marías.

13. Indiera Alta, barrio de Maricao. Pedro Vélez, 50 años, jornalero. Ha residido siempre en la Indiera. Solo de paso ha estado en Mayagüez y Yauco.

14. Lares. Manuel Soto, 45 años, labrador. En época de labranza suele trabajar en lugares vecinos, especialmente en el Cibao (Aguadilla).

15. Caguanas, barrio de Utuado. Epifanio Velasco, 68 años, jornalero. Ha pasado temporadas en Jayuya y Adjuntas en la recogida del café. Trabajó en la obras del ferrocarril del Arecibo. Inteligente y ágil, pero inquieto e inseguro.

16. Utuado. Francisco González, 45 años, obrero municipal. Excelente sujeto, a pesar de su ruda apariencia, contesto sin recelos, con seguridad y sencillez.

17. Sama, barrio de Jayuya. Felipe Pagán, 43 años, jornalero. Nació en Utuado, pero ha residido ordinariamente en Sama. Ha estado varias veces en Ponce, adonde los peones de Jayuya suelen ir a trabajar.

18. Ciales. Joaquín Pagán, 43 años, jornalero. Su padre de Ciales, y su madre, de Carozal. Ha vivido siempre en Ciales. Algunas temporadas de zafra ha trabajado en Vega Baja y Manatí.

19. Barros. José Burgos, 40 años, jornalero. Siempre en Barros, con excepción de algunos viajes a Vega Baja, desde hace poco es conserje de la escuela de Barros. Intervienen otro vecino, panadero, y una mujer de la familia de Burgos.

20. Naranjito. Hemeterio Torres, 46 años, jornalero. Jíbaro vivo y agudo, empieza cohibido, pero se siente pronto en su terreno.

21. Dajaos, barrio de Bayamón. Francisco M. Cabrera, 19 años, estudiante. Pasó en Dajaos y Bayamón sus años escolares. Llevaba unos meses en la Universidad. Conoce bien las cosas del campo y da información cuidadosa y exacta.

22. Comerío. Juan Bautista Nieves, 70 años, y Avelino Vázquez, 45 años, jornaleros. Recojo notas de otros vecinos presentes y recibo valiosa información del inspector don Manuel Cruz, natural del mismo pueblo.

23. Caguas. Tomás García, unos 50 años, mudador de vacas. Reside de ordinario en Punto Fijo, barrio cercano desde donde lleva a Caguas la leche ordeñada. Domina las materias campestres y contesta con rapidez y claridad.

24. Tomás de Castro, barrio de Caguas. Federico Gotilla, unos 50 años, jornalero. Ha trabajado en varios lugares próximos a Caguas. Hombre humilde y servicial. Buen informador.

25. San Lorenzo. Dolores Machín, 18 años. Hizo en San Lorenzo sus estudios escolares. Los continuó después en Santurce. Iba con frecuencia a San Lorenzo, donde tenía su familia.

26. Peña Pobre, barrio de Naguabo. Juan de Dios Díaz, 58 años, jornalero. Nació en Humacao, pero vive desde niño en Peña Pobre. Se interesa por el cuestionario y muestra gran experiencia campesina.

27. Naguabo. Eleuterio Gabiño, 45 años, torcedor de tabaco. Ha hecho algunos viajes por la isla vendiendo baratijas. Desde que trabaja el tabaco reside ordinariamente en Naguabo.

28. Humacao. Celestino Castillo, 40 años, jornalero. Ha residido siempre en su pueblo. Contesta con reflexión y seguridad. A veces aparece preocupado por el deseo de expresarse con corrección.

29. Rosario Alto, barrio de San Germán. Juan Rosa Casiano, unos 45 años, jornalero. Ha repartido su tiempo entre Rosario y Mayagüez. No ha estado en San Juan ni siquiera en Arecibo.

30. Guamá, barrio de San Germán. Monserrate Arroyo, 57 años, jornalero. Nació en el barrio de Minillas (Sabana Grande), pero ha residido desde niño en Guamá.

31. Monte Grande, barrio de Cabo Rojo. Domingo Andujar, 45 años. Trabaja desde joven en una hacienda de Bajura de Cabo Rojo. Ha estado de paso por San Germán y Mayagüez.

32. La Parguera, barrio de Lajas. Ignacio Aponte, 41 años, vaquero. Ha trabajado desde siempre en la hacienda llamada El Anegado, cerca de Lajas. Ha estado de paso en Mayagüez y San Germán.

33. Sabana Grande. Belén Martínez, 60 años, ama de llaves. Ha servido en casas de su pueblo, de San Juan y de Río Piedras. Trata visiblemente de refinar su lenguaje.

34. Duey, barrio de Yauco. Angel Caravallo, 40 años, y Emilio Padilla, de la misma edad, ambos jornaleros. El primero, más resuelto para contestar, pero los dos de lenguaje muy semejante, hasta en los detalles más pequeños.

35. Adjuntas. Bautista López, 50 años, jornalero. Reside de ordinario en el barrio de Garzas. Informador inteligente y cuidadoso. Intervienen con frecuencia vecinos que presencian el trabajo.

36. Magueyes, barrio de Ponce. José González, jornalero. Nació en Guaraguao, otro barrio del mismo municipio, pero desde niño ha vivido en Magueyes. Intervienen su mujer y algunos vecinos.

37. Palmarejo, barrio de Coamo. Juan de Jesús Rodríguez, 52 años, jornalero. Durante algún tiempo ha ejercido la venta de frutos menores por los pueblos cercanos. Ha vivido unos años en Cedros de Salinas y en Cuyón, barrio del mismo Coamo.

38. Salinas. Miguel Cuadra, 70 años, jornalero. Ha vivido siempre en Salinas. Intervienen otros dos vecinos de 35 y 45 años.

39. Vegas, barrio de Cayey. Mateo Cosme, de 45 años, jornalero. Ahora es timonero de arado o labrador, lo cual considera como “trabajo más liviano que el de halar azada”. Durante algún tiempo trabajo en una hacienda como pesebrero o mozo de caballos.

40. Patillas. Pedro Ortiz, 44 años, jornalero. Reside de ordinario en el barrio de Caimitos. Solo ha estado de paso en Arroyo y Guayama. No conoce nada del resto de la isla.

41. Maunabo. Wenceslao Rodríguez, 50 años, jornalero. Vive en el barrio de Quebrada Arenas, a cinco minutos de Maunabo. Intervienen ocasionalmente otro sujeto de 45 años, natural del mismo Maunabo.

42. Isabel Segunda, Vieques. Gabino Meléndez, 59 años, jornalero. Padres, de Vieques; abuelos, de Cabezas de Fajardo y Cabo Rojo; bisabuelos, españoles. Ha vivido siempre en Vieques, con excepción de dos o tres cortas visitas a Puerto Rico.

43. Playa Grande, Vieques. Pedro Guadalupe, 41 años, jornalero. Padres de Vieques; abuelos de Guadalupe. Trabaja en una central azucarera. No conoce fuera de Vieques más que unos pueblos de la costa de Puerto Rico.

 

1. Municipios de Puerto Rico

[La isla de Córcega, casi de la misma extensión que Puerto Rico, figura con 44 lugares en la obra de J. Gilliéron y E. Edmont, Atlas linguistique de la France: Corse, París, 1915. Cerdeña con territorio tres veces mayor, está representada con 25 puntos en el atlas de K. Jaberg y J. Jud, Sprach- und Sachatlas Italiens und der Südschweiz, Zofingen, 1928-1940.]

Siempre que fue posible se realizó el trabajo en barrios rurales dándoles preferencia sobre las cabezas de municipio. Los sujetos examinados fueron todos analfabetos, con excepción del tipógrafo de San Juan, de los jóvenes de Algarrobo, Dajaos y San Lorenzo y hasta cierto punto del ama de Sabana Grande. La mayoría de los informantes fueron blancos, aunque no se hiciera diferencia respecto a este punto. Tampoco las mujeres figuraron en primer lugar, fuera de los lugares de Sabana Grande y San Lorenzo, si bien dieron materia abundante a las notas complementarias. En realidad, muchas partes del cuestionario se referían a herramientas y labores de campesinos acerca de las cuales no podían dar las mujeres cabal información. Conservo imborrable recuerdo de los bellos paisajes admirados en aquellas excursiones, de los campesinos que se prestaron a mis largos y fatigosos interrogatorios, de la intenciones y agasajos con que muchos de ellos me obsequiaron, y de los maestros e inspectores que me ayudaron de ordinario en la selección de los sujetos, me facilitaron valiosos informes y hasta en ocasiones en que no era posible encontrar alojamiento me prestaron generosa hospitalidad en sus propios domicilios.